Etiquetas

··········Simpática, suavemente divertida y tiernita sin acercarse a la ñoñería. Es casi imposible no sentir empatía por el protagonista, siempre que uno no se acerque a su vida (a su relación con su mujer, por ejemplo) con pretensiones enjuiciadoras.

··········Pero realmente, leyendo la sinopsis uno podría imaginarse a un tipo pedante, convencido de que cualquier tiempo pasado fue mejor y que los chicos de hoy, … etc. Más aún siendo la misma persona el guionista y el actor de ese personaje. Y sin embargo, éste se desarrolla por otras vías, más atento a la vida de los demás, con más sentido del humor. Aunque, ciertamente, cuando de alguien de los demás ya tiene la relación comprada no se esfuerce nada en ella.

··········Me gusta la relación del personaje con sus fantasías personales, casi siempre eróticas, que son un espacio físico donde pueden irrumpir invitadas, pero también visitas molestas. Puede que sea obvio, pero pocas veces se filma.

··········Aunque la escuela desaparece del argumento enseguida, hay un dato significativo sobre uno de los adolescentes graciosillos a quien el profesor ya renuncia a intentar educar: su padre es financiador de la escuela. ¡En la República Checa! (la Academia aún no admite Chequia, así que acabará pasando como con Argentina, que el adjetivo se sustantivará). Cosas del libre mercado. Me recuerda un chiste soviético de cuando todo se vino abajo (“¡Ay, Pavel!, ¡que todo lo que nos contaba el Gobierno sobre el comunismo era mentira!”; “peor aún, Ivan, ¡todo lo que nos contaba del capitalismo… era verdad!”).