Etiquetas

,

··········En realidad, se trata de dos trabajos pegados. O eso me parece, aunque quienes lo presentan en los papeles saben encontrar una relación que yo no veo. Por una parte, sendos reportajes sobre la llegada y actuación de un grupo de teatro en dos pequeñas ciudades en Siria (una kurda); por otra, unas entrevistas colectivas a un grupo de menores de edad encarcelados en un reformatorio, que han participado en la experiencia de un grupo de teatro.

··········La primera tiene sobre todo el interés de la parte en que se ve la obra de teatro, porque ésta trata cuestiones cotidianas (tener o no los hijos que vayan llegando incluso cuando no hay dinero, divorciarse de quien solo pare hembras, tomar una segunda esposa, etc.) y la compañía utiliza continuamente a alguien del público para sustituir a uno de los actores, luego a otro, de manera que los espectadores van siendo al final quienes expresan lo que sienten, con la exposición / protección de estar en el escenario, en el centro del círculo que mira y opina. Interesante.

··········La segunda parte, que formalmente es más valiosa (la cámara siempre da visiones parciales de los muchachos, los fragmenta, oculta parte del rostro o del cuerpo detrás de un trozo de sila, una esquina, la pierna de otro…; los presos están mutilados, incompletos, descuartizados), a mí me resulta algo confusa. No se sabe bien qué ha pasado, y todo queda en un conjunto de opiniones no muy estructuradas sobre el efecto que ha tenido para ellos hacer teatro.