Etiquetas

Les gai cine Madrid 2008

··········Una película de aspecto helador. Principalmente porque la relación entre las dos chicas protagonistas es completamente desequilibrada; sólo una de ellas parece sentir una afectividad seria y creciente hacia la otra, que más bien parece siempre egocentrada. La humildad, un cierto déficit de autoestima de la amadora, da lugar a una amistad, progresivamente a un enamoramiento, muy poco expresiva, casi cohibida. Así que durante casi todo el metraje, hay palabras y movimientos de vida cotidiana, laboral y doméstica, y muy poco de cariño.

··········En correspondencia con lo que se cuenta, la imagen de la película es helada. La luz es o halógena o de azul amanecer (pero azul urbano alemán, sucio, grisáceo). Además, la cámara apenas se levanta de lo que cuenta: salvo en una toma que resulta casi irónica (en la que la cámara se eleva desde el barco en que trabajan las chicas a un paisaje urbano de rascacielos), la ciudad está desaparecida, el medio apenas existe, todo podría haberse filmado en estudio. Es un efecto curioso, porque en una historia en que los personajes son prácticamente lo que llamaríamos marginales, falta la referencia de la cual se está al margen. Cortocircuito cerebral: la imagen urbana de “Eraserhead” de Lynch.

··········¿Qué es lo que cuenta al final? Con quién eliges quedarte, a quién seguirías a otra ciudad, incluso si no hay razonablemente nada serio que esperar de quien no se implica lo bastante. También me parece significativa la ruptura con Micha, el hermano, que pasa de una deuda eterna a quien me acompañó en la desgracia al olvido de quien ha entrado en un proceso de abandono.