Etiquetas

,

No me atrevería a recomendarle esta película a nadie que no haya intentando alguna vez componer algo o simplemente participar en un proceso creativo en el que sin saber por qué encuentras en la otra persona un empuje, una química que no ocurre de otra manera. No creo que esto sea un musical, en todo caso una película sobre la música, o más bien sobre el proceso creativo de hacer música. Es también una peli romántica (bastante pastelona), pero yo la vería más de compañerismo que de amor.

El prota, un poco llorón, es un cantante callejero de folk que trabaja en una tienda de aspiradoras. La prota es una inmigrante que limpia casas y también compone y canta.

Una música al más puro estilo Damien Rice aunque para mí más monótona que éste, que da mucho para expresar sentimientos y para el romanticismo, y además las letras están traducidas (a pesar de eso, no se me ocurriría recomendársela a PFO). Como actriz, la chica es mucho más interesante, su personaje está más matizado, llora menos y hace más mientras él se lamenta y envejece.

Bonito cartel, creo que un homenaje al primer disco de Bob Dylan (aunque igual es sólo una copia descarada).