Festival Internacional de Cine de Gijón

La última de Wes Anderson mejora con mucho “Life Aquatic” y vuelve al tono de “The Royal Tenenbaums” aunque sin alcanzarlo.

Tres hermanos (Adrien Brody, Jason Schwartzman y Owen Wilson) se embarcan en un viaje por India en un tren precioso de la compañía The Darjeeling Limited en el que les pasan cosas extrañas con el fin de encontrar a su madre (Anjelica Huston), ahora monja retirada en un refugio hindú.

Como siempre, Wes Anderson consigue mezclar lo absurdo, lo cómico y lo dramático con una facilidad increíble. No sé si es algo personal, pero este hombre consigue emocionarme siempre: en todas sus películas hay escenas tan diferentes a todo y tan absurdas y bellas que es imposible no darte cuenta de que estás viendo algo de Wes Anderson. Además y también como siempre, la música: un gusto exquisito, nada fácil, para diseñar una banda sonora perfectamente engarzada al tono de la película, canciones que no puedes evitar escuchar con atención sin que eso te distraiga de lo que estás viendo.

Los actores: teniendo en cuenta que no soporto a dos de los protas (Brody y Wilson) hay que decir que están perfectos, sobre todo Wilson, un tipo repelente que sin embargo se crece en las películas de su director “fetiche” y consigue siempre hacerme reir sin acabar de entender del todo lo que ocurre. Y Schwartzman, al que recuerdo por su espectacular escena del suicidio en los Tenenbaums, sigue estando espectacular aquí, extraño y misterioso, serio e inquietante, con esa facilidad de dar la sensación de guardar secretos y experiencias dolorosas manteniendo una sonrisilla distante en todo momento.

Una película absurda, muy divertida, emocionante y especial, la mejor del Festival con diferencia. Preciosa la idea de proyectar antes un corto (“Hotel Chevalier”) como prólogo de la película, una escena en una habitación entre el hermano inquietante y una bellísima Natalie Portman (que luego no sale en la peli más que aludida). Un corto elegante y lleno de sentido, con esa extraña emoción que me provoca este tipo y con uno de los mejores diálogos de amor que he oído últimamente.

Anuncios