Festival Internacional de Cine de Gijón

También en la sección Desorden y Concierto, este documental trata de un campamento de niñas en Estados Unidos donde les enseñan a “rockear”. Las intenciones del campamento (que dura menos de una semana) van mucho más allá, ya que se trata de hacer de las niñas personas más seguras, con una autoestima sana, con capacidad de tomar decisiones, echando por tierra lo que se supone que es “ser chica” (modales, apariencia, dedicación exclusiva a gustar, discreción, fragilidad). Para ello, una serie de educadoras que en realidad son mujeres del rock (las cantantes de The Gossip y Sleater-Kinney entre otras) les enseñan a tocar un instrumento (de manera muy rudimentaria pero suficiente), a formar su propio grupo y a componer un tema con el mismo.

Las chicas aprenden a convivir, a escuchar a las demás, a mostrar sus opiniones sin miedo a hacer el ridículo, a crear, a defenderse (hay un taller de técnicas de autodefensa para niñas) mientras en el comedor disfrutan de actuaciones de grupos conocidos de mujeres rockeras que sudan, gritan, saben tocar y expresarse y son líderes de su grupo.

Intercalando entre los días del taller rótulos informativos sobre la sitiación de las niñas y adolescentes en Estados Unidos (estadísticas de acoso sexual, anorexia, dinero invertido en productos de estética, diferente trato de los profesores a chicos y chicas) se trata de explicar la necesidad de experiencias educativas como ésta, su motivo, su desarrollo y sus consecuencias.

Un poco flojo formalmente, descuidado y algo repetitivo, pero muy interesante de contenido, curioso y muy divertido.