Festival Internacional de Cine de Gijón

Vamos a verla por curiosidad por la directora, Zoe Cassavetes, la hija menor. Y resulta ser una tontería al estilo “Bridget Jones” pero aún con menos gracia. Lo mismo de siempre: mujer con treintaytantos que se desespera porque su reloj biológico avanza y no consigue encontrar a un hombre que merezca la pena. Eso es todo.

El porqué de su necesidad vital de estar acompañada aunque sea de imbéciles no nos lo explican porque dan por hecho que es algo consustancial a la mujer, supongo. En este caso, se trata de una pesada, neurótica, agobiante y apática mujer (¿serán así todas las mujeres de esa edad en Estados Unidos?: Bridget Jones, las “Mujeres Desesperadas”, las “Gilmore Girls”, las de Woody Allen cuando hacía personajes de mujeres).

Aún hay más tópicos: el amor cuando menos te lo esperas con un guapo francés (jajaja), encontrarte con el mismo casualmente en el centro de París cuando habías perdido su número de teléfono y toda esperanza de encontrarle, atracones de helado o vino de mujeres solitarias y poco queridas, consejos maternales inútiles, etc.

Anuncios