Etiquetas

, ,

Documenta Madrid 07.

··········Pese a tener un protagonista casi absoluto, Jean Dominique, no es un documental propiamente biográfico. Lo que cuenta no es tanto los setenta años de la vida de este hombre, como lo que realmente a él le importaba: su voluntad de poner en práctica la libertad de prensa, de expresión, para ayudar a los oprimidos de su país, Haití.

··········Quizás lo que echo en falta es precisamente la presencia de toda esa gente. Es cierto que sale de fondo, que incluso uno de los narradores es un campesino, pero apenas hay información sobre cómo vivían, sobre la miseria, en analfabetismo o la represión, primero de los tonton macoutes de los Duvalier y luego de los militares. Digamos que es una opción: se decide hablar de la batalla concreta de Dominique por la libertad de expresión de su emisora de radio, más que sobre los campesinos beneficiarios de esa libertad.

··········Creo que las formas del documental están muy bien escogidas. Dentro del estilo yanqui, de recoger testimonios del personal cercano, aquí son pocos y bien escogidos; también hay buen material de archivo, aunque no sea mucho. Pero sobre todo, está él, Dominique, en diversas enrevistas grabadas. Casi todas en inglés, con una pronunciación encantadora (que incluso yo entiendo a ratos); este hombre está hecho para hablar en público, para la radio. Qué capacidad de expresión, qué pausas, que repeticiones, qué gesticulación audible (hay un momento en que explica la importancia en el creole de los sonidos no articulados). Sería difícil no sentir una inmediata simpatía hacia él, si uno pretendiera tal cosa.

··········La banda de sonido me parece especialmente cuidada. No sólo músicas, sino grabaciones de ruidos de fondo, de efectos. Esa especie de horror vacui de la radio, que resulta muy apropiado para esta historia.

··········Aparte de eso, la emoción que produce no está forzada por argucias de narrador. Se confía en la realidad para tocarte el corazón; su entierro, su resurrección en la emisora un mes después, no son impostados, ni adornados; por el contrario, es una filmación de reportaje, de cámara y técnico de sonido aprovechando resquicios para grabar.
··········Como simple lector de prensa, la historia moderna de Haití me resultaba interesante, porque tenía de todo: dictadura familiar, rebelión masiva, gobierno militar, represión, elecciones, libertad, golpe de Estado, … Recuerdo que me parecía una rendición la negociación posterior entre Aristide y Cedras. Una de esas cesiones al realismo que contenían una trampa que tan bien documentada está aquí en la entrevista radiofónica de Dominique y Aristide.

··········En fin, una historia militante a favor de la libertad de prensa, emocionante y bien contada.

Anuncios