Etiquetas

Zinemaldia 2006. Sección oficial.

··········Mi problema con Hana son las expectativas que tenía puestas en ella. Kore-eda Hirokazu es el director de “After Life” y de “Nadie sabe”, así que yo esperaba una película con intensidad, con un lenguaje que me sorprendiera, con un poco de lirismo. Pero no, esto es una especie de “Cuentos de Canterbury”.

··········En realidad, el tema no está mal, y no sólo como referencia histórica. El desarme de muchos samuráis al desaparecer un orden de cosas en Japón basado en señores feudales, y crecer más el poder del emperador, no es sólo eso, sino que al pasar de la condición de samurái a la de ronin (¡y cuánto más ronin que samurái somos ahora casi todos!), lo que se pierde de estética se gana en cercanía a la gente, lo que se pierde de sacrificio se gana de sentido común.

··········Es un elogio de la cobardía, del aprender a vivir una realidad cierta, humana, vecinal, más que la del abstracto, formalizado y religioso bushido. Quizás se alarga demasiado o, en todo caso, yo me disperso a ratos.

Anuncios