Etiquetas

··········Llego tarde al Pequeño Cine Estudio, están apagando las luces de la minisala. Cuando se encienden, hora y media después, estoy sólo allí. ¿La iban a proyectar para nadie?

··········En realidad no es una historia de miedo, sino una de amor.

··········El miedo es, durante casi toda la película, poco parecido a los sustos occidentales: es miedo a la guerra, a la muerte, a no haber sabido salvar a un amigo en el frente. Luego el miedo es una iluminación tenue, de selva tupida (pero es la misma luz, de sol nublado y de candiles, que acompaña también el amor o los juegos de un niño), algunos animales (quizás más por su significado que por su peligro: las ratas), y, sobre todo, el deterioro, el polvo acumulado sobre comida servida, las tablas de escalera que se rompen. Ya al final sí que se intenta asustar deformando un poco con maquillaje el gesto de la protagonista, pero para entonces es una mujer a la que queremos, y que más que miedo va a darnos pena.

··········Y eso es lo curioso de esta historia: el fantasma tiene sentimientos; no sólo afán de venganza, desesperación o ira, sino sentimientos cotidianos: miedo, rencillas vecinales, necesidad de proteger al hijo, deseo, interés en mantener la casa. Es alguien cercano y, realmente, quien se obstine en hacer ver que es un espíritu, quizás merezca lo que le pueda pasar.

··········Como historia de amor, lo importante de éste es cómo crea una forma distinta de ver las cosas. Tanto en las pesadillas que tiene el protagonista, como en la vida que los demás se empeñan en decirle que es una pesadilla, él ve lo que ama como quien ama.

··········Coincidencia (o no), el P7 de hoy era de Lope de Vega y decía:

Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, e ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada, sobre la fe, paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma y en la vida infierno.

Anuncios